No mas Dudas - Por el pastor Cash Luna

lunes 14 de noviembre de 2011 - 11:49 a.m. 5964
Ads Relacionados

El Señor ataca los pensamientos que surgen cuando dudamos y por eso alguna  vez preguntó: “¿acaso Dios no hará más por ti que lo que hace por las aves y por las flores, hombres de poca fe?”

No mas Dudas - Por el pastor Cash Luna
Síguenos en Facebook

Cuando los discípulos lo despertaron porque tenían miedo de que la tormenta hundiera la barca, Él les dijo: “¿Por qué teméis, hombres de poca fe?” Cuando pensaron que no tenían qué comer y se preocuparon a pesar de que habían visto la multiplicación de los panes y los peces, Jesús les dijo: “¿por qué piensas que no tienen pan hombres de poca fe, acaso no recuerdan los cinco panes para cinco mil y los siete panes para cuatro mil?”

Pero la historia que más me impresiona es la que está en Mateo 14:31 donde el Señor cuestiona la fe de Pedro cuando se hundió después de caminar sobre las aguas: Al momento Jesús, extendiendo la mano, asió de él, y le dijo: ¡Hombre de poca fe! ¿Por qué dudaste?

Pedro estaba actuando en obediencia  a un mandato de Jesús, aunque luego dudó al ver las circunstancias y empezó a hundirse.  El Señor le pidió una sola razón de peso para sus dudas porque Él nunca le pediría que caminara sobre las aguas para dejarlo hundirse.  Ambos estaban en la misma circunstancia y Jesús no lo abandonaría.  Cierta vez, uno de mis hijos enfermó y en medio de la noche se deshidrató. 

A las tres de la mañana veíamos cómo tenía sus ojos hundidos y la piel seca. En ese momento  empecé a orar y el Señor me dijo: “me has pedido hacer milagros, pero, ¿cómo los haré si no hay problemas?”  Entonces me recuperé y le dije: “tienes razón, el único desesperado soy yo porque Tú estás en control de todo, pongo mi confianza en ti y sé que mi hijo sanará”.  Dos horas después todo estaba bien.

No temas porque Él está contigo, ambos caminan  sobre las aguas y no dejará que te hundas. Créele con todo el corazón y no dudes más.  Proclama tu futuro con fe, deja de ver el pasado y el presente, trabaja por lo que viene con la convicción de que te llevará a  puerto seguro  y te dará paz. Dale gracias, entrégale tu vida para que perdone tus pecados y dile que confías en Él porque es tu Señor y Salvador que nunca te abandonará.